12 julio 2019

,   |  Deja tu comentario  |  

Julio Barco

Julio Barco

Concierto en una cabina de Internet


 Animal expulsado de la música
 Rodolfo Hinostroza

Otro día vivo.  Y no comprendo nada.
Vuelvo a encontrarme conmigo mismo
                                hoy
arañando estos cuadernos
            inútil la belleza si no permanecemos
  en paz y caminamos ardiendo en la flor.
                No sé cuántos tramos de locura
      -y sentimientos
 encontrados en los ojos trémulos de los muchachos
          entendí. Todo me trajo al caos.
          Y amé mi caos como un animal.

Mira mi mano ahora. Cruzamos estos puentes.
                           Te digo: mírala y deja que
           te quiera hasta mañana.
El Planeta es azul como un diente de león
               recién soplado.       El universo sonríe cuando tu sonríes.
      Yo nunca supe nada.
             Me vi escribiendo de pronto. Me vi
 siendo el Río Dios enamorado de su música.
             Nos vamos a quedar por mucho tiempo juntos.

 Sé algo de la cancha de la sopa de tal vez
       dormir apretujados después de trabajo
    Con la tibieza perdida durante el día. Cierro
         mi casaca y te amo. Me pierdo por estos parajes.                                   Caminaré un poco
                      tras el alba, prenderé un pucho y
                      miraré los oscuros parques .
                      Eso me ayudará a comprender.  Despejar
                      La mente. Cruzaré la tierra seca. Intentaré
                      no enredarme con mi luz. Hoy se termina
                     Y nace el mundo.  Pelaré una fruta.
                      No puedo hacer nada más por ti.

Titubea el invierno en las ramas del alerce
           y en una caja de fósforo
         yo dejaré mis juguetes en el suelo
        y me uniré a las cosas  concretas.
                                                                                            Yo sé eso.
 Caminar es cantar el mundo. Todo se aclara. Rezo
                sin Dios alguno para ti.
          Extraño el aire: ya no respiro.
    La convulsión es otra.          Mis vecinos compran
                        crujientes tomates en el mercado.
       Mis vecinos escriben poemas consultando
          al diccionario de la real academia de la lengua
                  Yo miro una ventana.
Crecen las flores amarillas, zumba la vereda, los autos.
                                             La realidad y su locura.
 Canto, bailo, me deslizo
                       y el fuego arde conmigo,
          yo ardo entonces
                                            en los labios del solsticio.
Me senté a ver las cometas volando desde el cerro y
            grite tu nombre.
          Tu nombre, eterno verano,
                          como la cometa que deja volar aquella niña
       que ama los mangos.

     Los bambús acuáticos se inclinan
              cuando mi gata salta.
                                        Soy un hombre
cualquiera enamorado y prolongo
             lentamente su vida a la extinción.
    Me voy a morir y no comprendo el mundo.
    
 No sé que siento, siento
              tantas cosas y cambian durante
             todo el día aspiro a la quietud. Esta es la certeza.
              Y la soledad: la única experiencia
                        real. Eufemismos: no existe la armonía. La música.
         Quiero vagar por todo el orbe como un diente de león soplado.

Tangible como un plato de aguadito.
                     Aquí tengo mis cosas.
     No hay monedas solo versos intensamente bruñidos
                     Con la intensidad de un animal agitado.
                     Vivo en un segundo piso en un planeta llamado Tierra.
                    No comprendo nada. Leo por internet
                     La ruta de los astros.
                     Este mundo me destruye
    & soy un animal   cualquiera  expulsado de la música,
                      oliendo los  fulgidos nísperos desportillados
                      buscando arroz con sillao por las noches.                                                        El arrebato se me da por
                            diástole-sistóle
                                                       ininterrumpidos por tus ojos.
     Mientras miras ociosamente tu desnudez en la lluvia de plumas lilas.
                              Casas de cemento
                                         NADA es tan concreto como oírme a mi mismo sonriendo. 
                                   Para esto es necesario
                evitar el trabajo de los días, y los léperos del caos
sus olas
                 El incendio de mi corazón punk
                      Implorar tu amor frente a un campo de olmos viejos
 como un tecleo salvajemente amado,
                                   en los ebrios paisajes de tu lienzo
                                  y acá me hallo exacto a  mi viaje, a mi respiración        
                a mi ser ansiosamente vivo. 


0 Comentarios:

Publicar un comentario